Diseñar sin sufrir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Esto ha salido de no sé dónde. Es puro vomitado emocional pero redactándolo lo mejor que puedo.

Me acuerdo cuando me gradué de Diseño de Modas del Instituto Mod’art en el 2014. Había quedado segundo puesto en la colección final de graduación (usualmente se desarrolla una colección de 4 a 5 conjuntos en el último ciclo de la carrera y se presenta a un jurado invitado sin nada que ver con los profesores del último año) pero milagrosamente acabé primer puesto de la promoción en la carrera (es un tema separado la colección final y el promedio de notas de la carrera). Me sorprendió mucho porque sentí que podría haber dado mucho más en toda mi trayectoria de estudiante y sobre todo en la última colección. Había muchas personas que sentí que se habían esforzado más. Siempre llega un momento en el que bajo mi nivel y siento que no doy todo lo que puedo; donde siento como una resistencia interna mezclada a veces con una falsa sensación de confianza. Siempre comienzo muy bien el primer año y luego voy cayendo en picada en una lucha constante en forma de ondas que suben y bajan intentando volver a mi nivel de cuando comencé la carrera. Me pasó aquí y me pasó en las dos partes del colegio.

Me acuerdo que mi primera jefa luego de graduarme, luego de ver mis books de diseño de todos los años, me dijo que si hubiera desarrollado mi colección de primer año para la de graduación podría haber ganado. En el momento que me lo dijo estaba incrédulo; pero ahora que los reviso de nuevo me doy cuenta que mis trabajos de primer año tenían una fuerza que fui perdiendo con el tiempo.

Y lo que quiero decir es que a lo mejor hay algo que vamos perdiendo conforme aprendemos a diseñar: esa primera intuición para crear que se manifiesta en tu cuerpo o tu ser; o esa fase de principiante donde uno no sabe realmente lo que está haciendo y está cogiéndose de todos lados tratando de sacar algo novedoso a partir la investigación y las referencias que vamos juntando; quieres contar una historia a través de las texturas, formas, siluetas, colores, detalles y cortes, y cada elemento que incluyes es para ti una metáfora que cuenta la historia de la colección. O simplemente no estás contaminado de referencias y no te limitas a lo que ya conoces o es posible hacer. Tienes ideas elevadas sobre lo que es diseñar una prenda: en uno de mis proyectos inspirado de la arquitectura de Tadao Ando dije que quería diseñar la luz (como él); quería que la sombra y luz tuvieran un papel principal en las prendas. O tal vez existe la suerte de principiante. O tal vez aún no has desarrollado ese ego te hace creer que ya eres diseñador. Creo que eso tiene que ver. Pensar que ya sabemos sobre algo puede ser nuestro enemigo.

Y hablando de luz, me acordé de esta foto:

Nick Knight Red Bustle for Yohji Yamamoto 1986
The Red Bustle, 1986. Fotografía de Nick Knight. Catálogo de Yohji Yamamoto FW 1986/1987
Aquí un pequeño artículo sobre esta icónica foto

Me encanta esta foto.

Bueno sigamos con mi vomitado mental especie de catarsis:

Luego aprendes que la moda es para vender y que al final lo bonito vende lejos de qué tan elaborado e investigado haya sido tu concepto, y que todo está prácticamente ya hecho. Entras a Zara y vez plasmadas todas las ideas de detalles y acabados que se te ocurrieron y podrían haber ocurrido y mucho más. Tal vez no eras tan creativo como creías ¿Ya para qué diseñar?

Como Zara desanima, creo que un ejemplo de una marca que realmente inspira es Comme des Garçons. Cada año es algo totalmente distinto, y si vemos su archivo de prendas a través de los años vemos que se han inspirado de todo lo habido y por haber en el planeta.

Y luego pasan los años y crees que ya sabes diseñar…y empiezas a mirar hacia afuera en vez de adentro: porque » ya todo está creado».

Y luego viene Craig Green a tirarte un balde de agua fría.

Craig Green. Colección de MA en Central Saint Martins 2012.

Ok. Tal vez no todo está creado.

Tal vez podemos contar las cosas de diferente manera.

Todavía hay posibilidades en la moda.

Me acuerdo que Yohji Yamamoto, uno de mis diseñadores favoritos decía varias cosas sobre el proceso de creación. Una de las cosas que me hizo sentir identificado fue cuando dijo que el proceso de diseño era sufrimiento.

Y por mucho tiempo lo sentí así.

Siempre fue una lucha para mí.

Conta yo mismo.

Contra mi flojera.

Contra mis miedos al rechazo, las críticas

y el miedo a equivocarme.

En el proceso de diseño se manifestaba mi propia dureza y exigencia: cómo no podía salirme de mis ideas preconcebidas de cómo deberían ser las cosas.

Una lucha contra la idea inconcebible de cómo quería lograr las cosas. Pensaba que la creatividad nacía de un lugar desconocido interno y lo tenía que sacar a la fuerza a base de sufrimiento.

Era una lucha contra mis ganas de procrastinar y contra la procrastinación misma. Casi siempre entregaba al 90% amaneciéndome las últimas noches.

En verdad aún pienso que la creatividad nace de un lugar desconocido solo que no tenemos que activar el sufrimiento para llegar allí.

Ahora, sufro menos mi proceso.

Creo que es porque hago el Sistema Isha: un sistema de meditación para encontrar la paz dentro nuestro. Me ha ayudado un montón y aún lo hace. Creo que es lo que más me ha permitido crecer emocionalmente y como persona.

Me han dicho que no diseño como antes. Y lo veo.

Debe ser que necesito más práctica y volver a esforzarme.

¿Si diseñara de nuevo como antes, vendería?

No lo sé. Ni si quiera se si con lo que hago ahorita vendería. Hasta ahora no he vendido casi nada. No lo he sacado al mundo. Tampoco me interesa mucho, no sé porque.

¿A lo mejor mis cosas están destinadas a quedarse en ideas o en conceptos? Me encanta hacer flats, dibujar, investigar y pensar en historias o conceptos. Me encanta crear todo eso. En el desarrollo es que sufro mucho. En el proceso creativo o de investigación también sufro, pero en esos casos estoy sentado y no parado haciendo moldes y sintiendo que me agripo cada vez que lo hago. No sé por qué siento que me enfermo cada vez que me esfuerzo haciendo moldes en físico (¿Será que la pienso mucho?) o haciendo cosas que requieren que esté parado mucho tiempo…

Me gustaría un negocio online.

Algo que no me estanque en un lugar físico. Algo donde pueda vivir 3 meses aquí y 3 meses allá: una computadora, mi cuaderno, mi iPad tal vez con su Apple Pencil, y yo.

O tal vez quisiera intentar trabajar un tiempo en algún lugar como París, solo para tener la experiencia de trabajar en el extranjero y de trabajar en una empresa más o menos grande (de más de 5 o 10 personas por lo menos).

Hay tantas cosas que quiero hacer y a veces me pregunto…¿Realmente quiero seguir con la moda?

Osea…chévere lo que he hecho hasta ahora. Estudiar en Mod’art y terminar primer puesto. Ir a Yamagata, Japón, a estudiar seis meses textil (aunque todo ese tiempo quería solo ver lo que hacían en el campus de diseño gráfico donde estudiaba mi compañero de beca). Conocer a Emiko y trabajar para ella un tiempo y conocer a través de ella cómo funciona realmente la industria de la moda y cómo es tan difícil en capitales de moda como Tokyo sobresalir o si quiera dedicarte a ser diseñador. Conocer gente en el trabajo y diseñar para Pop Freaks, la tienda de ropa y artículos japoneses de Emiko en Arenales. Sufrir en el trabajo y estresarme tanto que comencé a sentir fantasmas mirándome por detrás mientras trabajaba en la oficina. Luego, salirme de allí y ganar Jóvenes Creadores al Mundo, el concurso de Perumoda ( bueno, ese año se desarrolló en Alpaca Fiesta en Arequipa). Ganar varios viajes gracias al concurso: Arequipa, 4 días visitando la fábrica Mitchel; Barcelona, estudiando un curso de verano en el IED; y Beijing, donde pude estar en el Beijing Fashion Institute of Technology (BIFT). Visitar a Astrid en París mientras estaba por Europa. Conocer Shanghai y China en general. Mostrar mi colección en el Culturaymi de los Panamericanos Lima 2019 . Trabajar diseñando ropa de bebés y niños en Red Caribou…

Luego la pandemia.

En verdad he logrado hacer varias cosas gracias a la moda y a mis padres. He viajado un montón.

Hace poco me dijeron que aprecie lo que mi auto exigencia me permitió lograr hasta ahora, y que ahora es tiempo de hacer las cosas desde un lugar más amoroso conmigo mismo.

Creo que he logrado cosas increíbles gracias a mi exigencia conmigo mismo.

Siempre pensé que soy mediocre porque no puedo mantener un ritmo constante y estar siempre dando lo mejor.

Pero si veo en retrospectiva siempre he estado entre los mejores no importa casi en dónde: primeros puestos en primaria y secundaria (siempre bajaba como dije en los últimos años de cada etapa, pero no mucho) y primer puesto en la carrera de moda. No me fue mal en las otras carreras que dejé de estudiar: arte y arquitectura. Y he ganado concursos.

¡¿Cómo voy a pensar que soy mediocre habiendo logrado todo eso?!

Debo darme un poco más de crédito, jaja.

Dios de la creatividad, yo me encargo de la cantidad y tú de la calidad

(frase del libro «Camino del Artista» de Julia Cameron).

Me encanta esa frase porque te quita el peso de la autocrítica, expectativas y exigencia con respecto a tus obras: yo solo soy responsable de hacer el trabajo lo mejor que puedo y dar mi tiempo. Si sale bien o mal es responsabilidad del «Dios de la creatividad», o el Universo, o lo que sea. Como quieras llamarlo.

En fin, el tema es que ahora quiero crear sin sufrir; así como he escrito esto (al 80%, tuve 20% de sufrimiento); así como creé parte de la colección de Jóvenes Creadores al Mundo (Perumoda); así como a veces puedo dibujar.

¿Podré lograrlo?

Es mi elección.

Lo que sea que elija crear.

Quiero vivir sin sufrimiento.

Sin miedos.

Sabiendo que puedo lograr las cosas que quiero.

Confiando.

Y confiando que todo es solo una experiencia y un juego.

No importa el resultado.

Yo controlo mis acciones y el resultado es…¿Dios?¿El Universo?¿Las fuerzas cósmicas?

«Ata a tu camello y luego confía en Allah»

Creo que ya terminé este post.

¡Chau!

Profile Picture Kenichi Sato Fashion Designer Peru. Diseñador de modas peruano. Zero Waste Sustainable design

¡Hola!

Me llamo Kenichi y soy diseñador de modas. Gracias por detenerte a leer mi blog. Aquí comparto contenido sobre diseño de moda, sostenibilidad y cosas que voy aprendiendo en el camino. Espero que pueda ser interesante o educativo para tí y te invito a que me escribas para cualquier consulta.

¡Suscríbete a mi lista de emails! 

Compartiré contenido exclusivo en el futuro con temas relevantes a este blog.

Otros Artículos

Diseñar sin sufrir

Un post semi autobiográfico solicitado por absolutamente nadie en donde hablo de la evolución de mi proceso de diseño a grosso modo pero en verdad sobre muchas cosas que se me ocurrieron en el camino.

¿Sabes qué es el Diseño Zero Waste?

Hoy quisiera hablar sobre diseño zero waste. ¿Sabes de qué se trata? Zero waste significa “cero desperdicio” y es una técnica de diseño sostenible. Aquí